#5. – A.I.3. Development as Concretion / A. I. 3. La Evolución como Concreción

NOTA: Entre corchetes […] texto que sólo aparece en versión castellana.

3. Development as Concretion    

3. La Evolución como Concreción

§ 36a What concerns us here more precisely is the formal. If absolute development, the life of God and of the Spirit, is only one process, only one movement, then it is merely abstract. But universal movement as concrete is a series of manifestations (Gestaltungen) of the Spirit. This series should not be pictured as a straight line but as a circle, a return into itself. This circle has as its circumference a large number of circles; one development is always a movement passing through many developments; the totality of this series is a succession of developments curving back on itself; and each particular development is a stage of the whole. Although there is progress in development, it does not go forward into (abstract) infinity but rather turns back into itself.√

§ 36b Aquí nos concierne ahora directamente lo formal. Si la evolución absoluta, la vida de Dios y del espíritu es solamente un proceso, solamente un movimiento, entonces es solamente un movimiento abstracto. Sin embargo, este movimiento universal, en cuanto concreto, es una serie de formas del espíritu. Esta serie no debe ser representada como una línea recta, sino como un círculo, como un regreso a sí. Este círculo tiene en la periferia una gran cantidad de círculos; una evolución es siempre un movimiento a través de muchas evoluciones; el todo de esta serie es un resultado que retrocede hacia sí, de evoluciones; y cada evolución especial es un grado del todo. Hay un progreso en la evolución, pero este progreso no se dirige hacia el infinito(abstracto), sino que retrocede hacia sí mismo. /√

§ 37a Spirit must know itself, externalize itself, have itself as object, must know itself in such a way as to exhaust its own possibilities in becoming totally object to itself. It must reveal itself completely, going down into its uttermost depths and revealing those depths. The higher spirit’s development is, the deeper it is; in this way it is really deep, not just in itself; in itself it is neither deep nor high. Development is precisely a self-deepening of spirit, such that it brings its own depths to consciousness. The goal of spirit is, if we may employ the expression, to comprehend itself, to remain no longer hidden to itself. The road to this is its development, and the series of developments form the levels of its development.√

§ 37b El espíritu debe conocerse a sí mismo, exteriorizarse, tenerse a sí mismo por objeto, para que sepa lo que es, y para que él se produzca enteramente, se convierta en objeto; que se descubra enteramente, que descienda a lo más profundo de sí mismo y lo descubra. Cuanto más alto evoluciona el espíritu, tanto más profundo es; entonces el espíritu es realmente profundo no sólo en sí; el espíritu en sí ni es profundo ni elevado. Justamente el desarrollo es un profundizar del espíritu en sí, que manifiesta su profundidad a la conciencia. El fin del espíritu, si se nos permite hablar así, es que se comprenda a sí mismo, que no se oculte a sí mismo. Y el único camino para ello es su desarrollo; y la serie de desarrollos son los grados de su evolución. √

§ 38a Now, to the extent that something is the result of a level in a development it is once again the starting-point of a new and further development. The end of one level is always the beginning of another. Goethe, therefore, is correct when he says somewhere, “What has been formed becomes ever again matter. … √

§ 38b En tanto que ahora algo es resultado de una etapa, de un desarrollo, es de nuevo el punto de partida para una nueva evolución posterior. Lo último de un momento del desarrollo es siempre al mismo tiempo lo primero del momento siguiente. Por eso Goethe dice con razón en alguna parte: “Lo elaborado se convierte siempre de nuevo en materia prima”. La materia elaborada tiene forma, pero es de nuevo materia para una nueva forma. √

*[El espíritu va hacia sí y se convierte a sí mismo en objeto; y la orientación de su pensar le da, además, la forma y la determinación del pensamiento. A esta noción, en la cual se ha comprendido y la que el espíritu es, a esta su formación, a este su ser, separados de nuevo de él, los convierte nuevamente en objetos, a ellos aplica de nuevo su actividad. Así el hacer continúa formando lo anteriormente formado, le da más determinaciones, lo hace más determinado en sí, más perfeccionado y más profundo.]

§ 39a The levels are distinct; each subsequent level is more concrete than the preceding; and the lowest is the most abstract. Thus, in regard to spirit, children are the most abstract; they are rich in sensible intuitions but poor in thoughts. At the beginning of a lecture we usually have much sensible material, which is poorest in regard to thoughts. Our first thoughts are more abstract determinations of our thinking than are later ones. Thus, we first come up against the notion of thing. There is no thing; it is only a thought; and so in the beginning only such abstract determinations of our thinking emerge. The abstract is simple and easy. Subsequent stages are more concrete. They presuppose the determinations proper to previous stages, and they develop them further. Each subsequent stage of the development, then, is richer, augmented by these determinations and, thereby, more concrete. There is, then, no thought which does not progress in its development. √

§ 39b Las etapas (momentos) son diferentes, toda etapa siguiente es más concreta que la precedente. La etapa más inferior es la más abstracta; los niños son así los más abstractos según su espíritu; son ricos en intuiciones sensibles, pero muy pobres en pensamientos. Principios sensibles tendremos muchos en el comienzo de nuestras lecciones; son los más pobres en pensamientos. Nuestros primeros pensamientos son determinaciones más abstractas que nuestros pensamientos posteriores. En primer lugar, nos encontramos con la determinación de cosa; no hay una cosa, es solamente un pensamiento; y así se presentan solamente al comienzo tales determinaciones abstractas de nuestro pensamiento. Lo abstracto es simple y fácil. Las siguientes etapas son más concretas. Suponen las determinaciones de las etapas precedentes y las continúan desarrollando. Toda etapa posterior de la evolución es también más rica, está acrecentada por estas determinaciones; por lo tanto, es más concreta. Tampoco existe pensamiento alguno que no progrese en su desarrollo. √

*[Se puede preguntar ahora en la evolución (desarrollo), qué se desarrolla, cuál es el contenido absoluto que se desarrolla; pues la evolución se presenta como actividad solamente formal y, por lo tanto, necesita de un substrato. Pero la actividad no tiene ninguna otra determinación que el acto; tampoco aquello que se desarrolla puede ser otra cosa que lo que es la actividad. Así, pues, es al mismo tiempo la condición universal del contenido determinado. Distinguimos en la evolución diferentes momentos, lo en sí propiamente y lo por sí; y el hecho es ahora esto, contener en sí estos momentos diferentes. El hecho, como totalidad de los momentos, es también esencialmente aquello que, en general, llamamos concreto; y podemos añadir: no sólo el hecho mismo es concreto, sino también lo en sí, el sujeto de la actividad, lo que inicia, da comienzo, impulsa la evolución. Pues la idea en sí es precisamente también concreta. Lo que nosotros declaramos ser solamente el rumbo de la evolución, es también el contenido de la misma. Lo concreto es también una unidad, o sea lo en sí, y otra cosa, o sea, la actividad de exteriorizarse de este concreto. Así son los dos momentos en uno, y esto es lo tercero. Esto tiene el sentido de que lo uno existe consigo mismo en lo otro, por tanto, lo otro no tiene fuera de sí, sino que en él ha regresado a sí. / La idea es esencialmente concreta, porque lo verdadero no es abstracto; lo abstracto es lo no verdadero. Indudablemente la filosofía se mueve en la región del pensar puro, pero su contenido debe ser comprendido (concebido) como concreto. Quizá sea difícil comprender cómo las diversas o diferentes determinaciones opuestas pueden existir en lo uno, pero esto sólo es difícil para el entendimiento. Es verdad que el entendimiento opone resistencia a lo concreto, quiere aplastarlo. En primer lugar, el entendimiento pone de relieve lo abstracto, lo vacío, y lo afirma contra lo verdadero. La sana razón humana exige lo concreto. La idea como pensar puro es, sin duda, abstracta, pero en sí misma es absolutamente concreta; y la filosofía es lo más opuesto a lo abstracto; la filosofía es precisamente lucha contra lo abstracto, la guerra constante con la reflexión del entendimiento. / Estas son las determinaciones que debíamos anticipar, alegar históricamente. / Reunamos estas determinaciones del desarrollo y de lo concreto, así tendremos lo concreto en movimiento (del autotransformarse de su ser en sí en su ser por sí) y tendremos también la evolución como concreción. Puesto que lo en sí es ya en sí mismo concreto y el desarrollo en general es el poner de aquello que es en sí, de tal manera no añade nada extraño, nada nuevo; solamente que ahora aparece como diferente lo que existía ya como no desarrollado, oculto. La evolución no solamente hace aparecer lo interior originario, exterioriza lo concreto contenido ya en lo en sí, y este concreto llega a ser por sí a través de ella, se impulsa a sí mismo a este ser por sí. Lo concreto es en sí diferente, pero por de pronto sólo en sí, por la aptitud, la potencia, la posibilidad; lo diferente está puesto todavía en unidad, aún no como diferente. Es en sí distinto y, sin embargo, simple; es en sí mismo contradictorio. A través de esta contradicción es impulsado desde la aptitud, desde este interior, a la dualidad, a la diversidad; luego, se cancela la unidad y con ella hace justicia a las diferencias. También la unidad de las diferencias aún no puestas como diferentes es impulsada a la disolución de ella misma. Lo distinto (diferente) viene así a ser actualmente, a la existencia. Pero del mismo modo se hace justicia a la unidad, pues lo diferente que es puesto como tal, es anulado nuevamente. Tiene que regresar a la unidad; porque la verdad de lo diferente consiste en que lo diferente sea uno. Y solamente por este movimiento es la unidad verdaderamente concreta. / Esta es la vitalidad en general, tanto la natural como la del espíritu. La idea no es nada muerto, ni un ser abstracto. Por eso es injusto e irracional representar a Dios, que no puede ser nada abstracto, en expresiones abstractas como être suprème, la más alta esencia de quien nada más puede ser dicho. Un dios semejante es un producto del entendimiento, carece de vida, es muerto. Hay que distinguir y considerar, en primer término, el pasar de lo uno a la dualidad, y, en segundo, el regreso a lo uno. Nosotros debemos dirigir nuestra observación a que la diferencia, en tanto que es, es una diferencia desaparecida, ideal, cancelada (absorbida), pero solamente a causa de que la unidad plena, concreta, no la unidad vacía del entendimiento, llegue a ser por sí. / Estas son las determinaciones del desarrollo de lo concreto. Pero para comprender más fácilmente estas determinaciones, para aproximarlas más aún a la representación, queremos aducir todavía algunos ejemplos de lo concreto, por de pronto, de cosas sensibles. / Las cosas de la Naturaleza se nos muestran al mismo tiempo como concretas. Las flores, por ejemplo, tienen muchas cualidades —color, olor, sabor, forma, etc.—, pero todas estas cualidades están en una misma cosa; ninguna de estas cualidades debe faltar; no están separadas unas de otras, el olor aquí, el color allí, sino que color, olor, sabor, etc., están configurados en una unidad, aunque aparezcan como distintos. Tampoco se puede reconstruir mecánicamente esa unidad. Del mismo modo es una hoja concreta en sí; cada parte de la hoja tiene todas las propiedades que tiene la hoja entera. De la misma manera contiene el oro en cada uno de sus puntos todas sus cualidades indivisibles e inseparables; donde es amarillo tiene también su peso específico; no es amarillo en una parte y en otra posee el peso específico. Esta concreción la hacemos constar inmediatamente en lo sensible; principalmente concierne a lo espiritual, al pensamiento, comprender las diferencias como opuestas. Nosotros no encontramos contradictorio ni puede perturbarnos que el olor de las flores sea otra cosa que el color de las mismas, que el olor y el color se oponga uno a otro, y que, sin embargo, estén simplemente reunidos en un conjunto. Nosotros no oponemos una cosa a otra. El entendimiento, el pensar del entendimiento, llega antes a determinar hasta qué punto se oponen las cosas diferentes unas de otras y de qué manera pueden ser comprendidas como incompatibles unas con otras. Por ejemplo, hablamos de materia o de espacio, y sabemos: que la materia es compuesta, el espacio es continuo, ininterrumpido. Se puede llenar el espacio de diferentes maneras, pero no se puede interrumpir. Por otro lado, nosotros podemos poner puntos absolutamente sobre todo el espacio, construirlo de puntos. Lo mismo vale de la materia. Ella es fundamentalmente compuesta, pero también fundamentalmente divisible hasta el átomo; y, a pesar de eso, es, sobre todo, sencillamente continua, es un continuo en sí (cada átomo continúa siendo divisible). No obstante, hablamos de átomos. De esta manera, tenemos la doble determinación de divisibilidad y de continuidad de la materia. El entendimiento, por lo contrario, dice: la materia es continua o corpuscular, atomística; enfrenta constantemente ambas determinaciones una con otra. Los átomos, dice el entendimiento, excluyen la continuidad. Pero, en efecto, la materia no es sencillamente una de estas dos determinaciones; la razón anula estas dos determinaciones como opuestas y dice: todo lo continuo es corpuscular, y todo lo corpuscular es continuo. / Otro ejemplo de una esfera más elevada: decimos del hombre que posee libertad; la determinación opuesta es la necesidad. «Si el espíritu es libre, entonces no está sometido a la necesidad»; y entonces lo oppositum: “Su querer, pensar, etc., está determinado por la necesidad, luego no es libre”; “lo uno, se dice ahora, excluye lo otro”. En tales significaciones tomamos las determinaciones como excluyéndose, no como formando algo concreto. Pero lo verdadero es la unidad de los opuestos; y tenemos que decir que el espíritu es libre en su necesidad, sólo en ella tiene su libertad, puesto que su necesidad consiste en su libertad. Así son opuestas las diferencias en unidad. Sin duda, nosotros nos acercamos muy difícilmente a esta unidad, el entendimiento no quiere acercarse a esa unidad; pero se debe tender a ella y conseguirla. Siempre es más fácil decir que la necesidad excluye la libertad et vice versa, que captar lo concreto. Ciertamente hay formas que son solamente necesarias, que están sometidas a la necesidad, pertenecen exclusivamente a la necesidad, son las cosas naturales; pero éstas, precisamente por eso, no son verdaderas existencias, con lo que no quiere decirse que no haya tales existencias, sino solamente que no poseen su verdad en sí mismas. La Naturaleza es, por eso mismo, abstracta, no logra la verdadera existencia. El espíritu no debe ser exclusivista. Cuando es concebido como mera libertad, sin necesidad, entonces es arbitrario, es libertad abstracta, o formal, vacía. / Estas son las determinaciones y relaciones que yo quería anticipar. Por ellas son determinadas las categorías que constituyen el concepto de la historia de la filosofía. / Si conservamos estas determinaciones de la naturaleza de lo concreto y de la evolución, entonces la diversidad de las filosofías recibe, adquiere, al mismo tiempo, otro sentido. Porque la diversidad no aparece entonces ya como es aceptada de ordinario, como algo constante, recíprocamente indiferente, independiente, múltiple, etc., sino que lo diverso debe ser comprendido conceptualmente en movimiento, un movimiento que reblandece todas las diferencias más firmes y menosprecia los elementos transitorios. / Así es destruida de una vez y puesta en su lugar la discusión acerca de la diversidad de las filosofías, como si la diversidad fuese algo firme, constante, permanente, separado; la discusión en que la vanagloria frente a la filosofía creía poseer un arma casi invencible contra ella, y en su orgullo sobre tales miserables determinaciones —un orgullo verdaderamente necio— es, al mismo tiempo, completamente ignorante acerca de lo muy poco que posee y tenía que saber; por ejemplo, aquí, la diversidad, la multiplicidad. Esta es una categoría, la cual, sin embargo, cada uno comprende y no ve ningún mal en ella, es conocida y pensada a fin de poder manejarla y usarla como algo completamente conocido (comprendido); se comprende de sí mismo que cada uno sabe lo que es. Pero los que tienen a la multiplicidad por una determinación absolutamente constante, no conocen su naturaleza ni la dialéctica de la misma.]

§ 40a These are the notions (Bestimmungen) I wanted to present by way of preface to my remarks. I have not proved them, only given an ordered enumeration of them, seeking to make them plausible to those who follow our way of thinking.√

§ 40b Estas son las determinaciones que yo quería anticipar. No las he demostrado, sino enumerado y buscado históricamente para hacerlas comprensibles conforme a nuestra representación.√

§ 41a Now we have to make an application of these notions and see their concrete consequences. For that reason I have proposed them. We now turn to what is more precise, more determinate, in the matter of history, i.e., of the history of philosophy.√

§ 41b Ahora tenemos que hacer la aplicación de estas determinaciones y ver los resultados concretos; por eso las he presentado aquí. De esta manera pasamos a los detalles, a lo más determinado de la historia de la filosofía. √

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: